Make your own free website on Tripod.com

Retorna a Calabria/Cultura

Retorna a "A partir..."

Parte III

La lista de Petriella

Para que no queden dudas de lo poco que han logrado abarcar los autores de este pequeño libro, basta remitirse al Los Italianos en la Historia de la Cultura Argentina, de Dionisio Petriella, donde se mencionan varios nombres de artistas e intelectuales calabreses que han más que cumplido los méritos para que se los recuerde en una propaganda como la que defienden Irene B.María y Jorge Abásolo. La única disculpa por estas insuficiencias es la falta de tiempo.

Adaptamos del libro del doctor Petriella, las siguientes citas:

Antonio Porchia

 Antonio Porchia nació en Catanzaro en 1886. Vino a la Argentina en 1902 y se dedicó al oficio de tipógrafo. Se reveló pronto como escritor con las Voces, colección de aforismos que tuvieron varias ediciones y ampliaciones, acogidas con gran favor de crítica y público. Notable su traducción al francés, hecha en París Por Roger Callois. Falleció en Buenos Aires en 1968.

Vicente Caprino Maineri

 Vicente Caprino Maineri, nacido en Castrovillari en 1865, llegó a la Argentina muy joven y se dedicó a la enseñanza musical. Entre sus composiciones se destacan seis tangos, entre ellos "Guillermito en Palermo" y "Junto al farol". También se distinguió como mandolinista y guitarrista. Falleció en Buenos Aires en 1931.

Juan Imbroisi

 Juan Imbroisi, nacido en Paola en 1866, vino a la Argentina a fines del siglo pasado. Fue maestro de banda del Regimiento 7 de Infantería, y autor de numerosas marchas y canciones patrióticas, enrtre ellas la famosa "A Mi bandera". Falleció en Buenos Aires en 1942.

Lorenzo Scalese

Lorenzo Scalese, nacido en Serrastretta en 1867, vino de muy joven a la Argentina, donde inició estudios musicales que completó en el San Pietro a Maiella, de Nápoles. Vuelto al país en 1887, dio conciertos y se dedicó a la enseñanza, fundando en 1900 el Conservatorio Beethoven. Fue autor de muchas composiciones de varios géneros.

Cayetano Bagnati

Cayetano Bagnati, nacido en Tropea en 1840, estudió en el Conservatorio San Pietro a Maiella, de Nápoles, donde fue también maestrino de un curso. Luego de haber sido durante algunos años maestro de la Capilla Obispal de su ciudad natal, vino a Buenos Aires en 1880 con el profesor Pedro Melani, y ambos se hicieron conocer en un concierto con acompañamiento de orquesta en el Teatro Colón, bajo la dirección del mismo Melani. Luego Bagnati integró el Cuarteto Melani y en 1900 fundó el Conservatorio Almagro. Compuso un gran número de piezas de diverso género. Falleció en Buenos Aires en 1904.

Vicente Scaramuzza

Vicente Scaramuzza, nacido en Cotronei en 1885, estudió en el San Pietro a Maiella de Nápoles hasta diplomarse con las más altas calificaciones. Al poco tiempo obtuvo por concurso una cátedra en el mismo Conservatorio, que siguió dictando por muy breve tiempo, pues en 1907, prefirió venir a Buenos Aires, contratado por un instituto musical de nuestra ciudad. En éste siguió hasta 1912, año en que se estableció por su cuenta con el Conservatorio Scaramuzza. Dio también algunos exitosos conciertos de piano y escribió piezas musicales de diverso género, entre ellas la ópera Hamlet. Pero su pasión dominante fue la docencia, que ejerció durante muchos años, en los que formó una pléyade de prestigiosos músicos. Falleció en Buenos Aires en 1968, y una Comisión Permanente de Homenaje a su Memoria ha promovido la institución del Premio Beca de Estudio Italia-Vicente Scaramuzza, otorgada por la Embajada de Italia y el Fondo Nacional de las Artes, con el patrocinio de nuestra cancillería.

Eduardo Turco

Eduardo Turco, nacido en Castrovillari en 1867, estudió en el San Pietro a Maiella de Nápoles, hasta conseguir el diploma de piano, en 1887. En el citado establecimiento fue también maestrino en clases de piano y canto coral. En 1888 llegó a Buenos Aires, siendo favorablemente acogidos por la crítica sus conciertos de piano y varias composiciones para canto y piano. A partir de 1908 se dedicó a la enseñanza, haciéndose cargo de cátedras de piano, primero en el Santa Cecilia y luego en el Conservatorio Argentino.

José Viloni

El violinista y docente José Viloni, nacido en Catanzaro en 1895, estudió y actuó en Buenos Aires, donde fue presidente de la Asociación Coral Bonaerense. Autor de numerosas piezas musicales, así como de una Moderna Teoría de la Música (1925). Falleció en Buenos Aires en 1950.

Alfonso De María

Alfonso de María, nacido en Catanzaro en 1876. Completados sus estudios en el Conservatorio de Música de Monteleone Calabro, en 1896 vino a la Argentina. Era la época en que la mandolina estaba de gran auge en nuestra ciudad, y De María se dedicó a su estudio, adquiriendo fama como concertista de tal instrumento, en que formó gran número de alumnos. En 1905 fundó el Conservatorio Beniamino Cesi, del que fue director.

Emilio Capizzano

Emilio Capizzano, nacido en Rende en 1883, realizó una importante actividad musical en Europa antes de establecerse en nuestro país. Estudió en Nápoles, en el Conservatorio San Pietro a Maiella. Como director de orquesta, recorrió algunos países de Europa y Medio Oriente, estableciéndose primero en Milán y luego en Nápoles, donde dirigió la orquesta del teatro San Carlos. Con la compañía lírica de este teatro actuó en el Manhattan Opera House de Nueva York. Al poco tiempo de haberse establecido en nuestro país, fue nombrado maestro estable de la Compañía Lírica de la ciudad. Dirigió muchas óperas líricas en Buenos Aires, Rosario, Montevideo y Río de Janeiro. Se le deben muchas valiosas composiciones de varios géneros. Falleció en Buenos Aires en 1943.

José Arena

José Arena nació en Palmi en 1869. Estudió en el Conservatorio San Pietro a Maiella (1887-94) y en Milán (1892). Fue director de las bandas municipales de Palmi, Taormina y otras ciudades de Italia. Se radicó en la Argentina en 1890 (?). Aquí se dedicó a la organización y dirección de bandas militares; fue inspector de bandas militares en el ejército argentino.. Compuso numerosas marchas, entre ellas: "Curu-Malal", "Suipacha", "General Belgrano", "Patricios", "Victorica", "Juramento", "Mitre", etc. También se dedicó durante muchos años a la enseñanza. Falleció en Buenos Aires en 1954.

Emilio Pelaia

Emilio Pelaia, nacido en Limbadi en 1894, estudió en el Conservatorio Santa Cecilia de Buenos Aires armonía y composición, para perfeccionarse en violín en Praga. Vuelto al país, se dedicó preferentemente a la enseñanza. Fue profesor de cultura musical en colegios dependientes del Ministerio de Educación de la nación, titular de la Cátedra Superior de Violín en el Conservatorio D'An-drea. Fue director de la sucursal Sud de dicho establecimiento y luego dirigió el Conservatorio Pelaia. Su intensa labor periodística y conferencística no le ha impedido producir numerosas y valiosas composiciones de varios géneros.

Romana Baldanza

Romana Baldanza nació en Tropea. Comenzó sus estudios de canto en Buenos Aires, completándolos en Nápoles. Trasladada nuevamente a Buenos Aires, desarrolló aquí su carrera artística, revelando un absoluto dominio de su hermosa voz de soprano ligero. En 1910 fundó una academia de canto.

Antonino Nucara

Antonino Nucara, nacido en Pizzo en 1905, interrumpió sus estudios comerciales en su patria, para ser actor cómico y luego organizar compañías teatrales. Vino a la Argentina en 1927 y aquí se entregó de lleno a su pasión teatral. Actuó como actor en diversos conjuntos italianos y promovió y organizó toda clase de espectáculos teatrales y musicales, extendiendo su acción a toda América Latina. Falleció en Buenos Aires en 1968.

Arturo Emilio De Luca

Arturo Emilio De Luca, nacido en Cosenza en 1906, vino al país en 1908. Realizó aquí su formación artística como autodidacto, ingresando posteriormente a la Escuela Superior de Bellas Artes .de la Cárcova, de la que egresó en 1943 como profesor superior de pintura. Concurrió al Salón Nacional desde 1929 y a otras muestras individuales y colectivas, en las que obtuvo diversos premios. Ha ejercido la docencia artística en la Escuela Nacional de Bellas Artes "P.Pueyrredón"y en institutos de enseñanza secundaria. Se le deben los frescos que adornan la iglesia de San Juan Evangelista en la Capital Federal y está además representado en el Museo de Bellas Artes de la Boca, en el Municipal de Tandil, y en la Intendencia Municipal de Buenos Aires. Argentino naturalizado.

Ferruccio Renato Cacciapuoti

Ferruccio Renato Cacciapuoti, nacido en Cosenza en 1908, vino muy joven al país y después de haber concluído sus estudios secundarios, en 1927 inició sus estudios artísticos en la Academia Nacional de Bellas Artes de la Capital federal donde, en 1932, obtuvo el título de profesor nacional de dibujo. Desde entonces ha concurrido a numerosas exposiciones individuales y colectivas obteniendo varios premios. Está representado en el Museo de Bellas Artes de la Boca y en los Museos de Junín, Necochea y Vicente López.

Nicolás Salvador Parise

Nicolás Salvador Parise, nacido en Acri en 1921, vino al país en su primera infancia. Después de haberse recibido de maestro normal, concurrió a los cursos de la Academia de Bellas Artes de Mendoza. Ejerció el magisterio en Salta y Córdoba. En Mendoza fue maestro en la escuela de verano de la Universidad de Cuyo y profesor de dibujo. Concurrió a salones oficiales y particulares, obteniendo diversos premios.

Guido Goliardo Amicarelli

Guido Goliardo Amicarelli, nacido en Chieti en 1908, llegó a la Argentina en 1914 y estudió música con el maestro Scaramuzza, utilizando la enseñanza así recibida para actuar en cines y teatros de Buenos Aires. Paralelamente estudiaba en la Academia Nacional de Bellas Artes, de donde egresó en 1931, con el título de profesor de dibujo. Ha sido luego profesor de pintura en la Escuela Superior de Bellas Artes de La Plata. Ha realizado numerosas exposiciones individuales de pintura y participado en salones en que ha obtenido diversos premios. Está representado en el Museo Nacional de Bellas Artes, el de la Boca, el municipal Eduardo Sívori, el provincial de Bellas Artes de Santa Fe, el de San Juan, el de Catamarca, el de Tandil.

Nicolás Gulli

Nicolás Gulli, nacido en Monteleone Calabro, hoy Vibo Valentia Marina, en 1866, llegó a nuestro país en 1901, después de haber adquirido en su patria merecida fama. Había obtenido el primer premio en la exposición Internacional de Venecia de 1896 con su trabajo "Il primo mozzi-cone". Entre nosotros realizó numerosas obras que ornamentan plazas y edificios públicos y privados en la Capital federal y en el interior. En la Exposición del Centenario (1910) presentó las esculturas "Bromas que matan" y "El niño y la gallina" , esta última adquirida por la Municipalidad y emplazada frente al palacio Paz, hoy sede del Círculo Militar. Ejecutó bustos de los más diversos personajes desde Juan Bautista Alberdi a Joaquín de Madariaga, Tomás Campanella y Carlos Gardel (que se encuentra en el hall de la Sociedad de Autores y Compositores de Música).

Pascual Bonaccorso

Pascual Bonaccorso, nacido en Palmi en 1889, llegó al país en 1905. Estudió en nuestra Academia Nacional de Bellas Artes, en la que fue discípulos de Pío Collivadino, Antonio Alice, Carlos Ripamonti. Dos años después de haber egresado de la mencionada Academia fue nombrado docente en la Escuela de Dibujo de la Asociación Italiana de Mutualidad e Instrucción Unione e Benevo-lenza, en la que se desempeñó en treinta y cuatro años de continuada labor, habiendo asumido también, a partir de 1933, la dirección de la escuela. El profesor Bonaccorso cultivó diversos géneros de escultura, incluído la talla en madera, de la que quedan muestras en la Sala de la Presidencia de los Ferrocarriles del Estado, en el Concejo Deliberante. Falleció en Buenos Aires en 1958.

Antonio Pujia

Antonio Pugia (Pujia), nacido en Polia en 1930, vino al país a los 8 años de edad. Estudió dibujo en la Academia de Bellas Artes, donde luego fue docente. Tambié estudió escultura en la "P. Pueyrredón" y en la "E.de la Cárcova". En 1955 fue designado, por concurso, escultor-escenógrafo del Teatro Colón. Ha obtenido varios premios, entre ellos el Palanza en 1964. Entre sus obras más conocidas figura la Columna de la Vida, que embellece la calle Florida en su intersección con la calle Tucumán. (El texto de Petriella sobre Pujía contiene errores que conservamos aquí porque, nos parece, no desmerece su enorme esfuerzo por registrar la presencia de los italianos notables en su aporte a la vida argentina).

Francisco Amicarelli

El pianista Francisco Amicarelli, el primer discípulo importante del maestro Scaramuzza fue, al decir del maestro Roberto Castro, un eximio intérprete, que mereció más fama que la que tuvo. Los autores de este libro encontramos varias menciones sobre su obra como intérprete, pero el tiempo se nos iba, y así apenas incluímos esta brevísima mención, que no incluye su lugar ni año de nacimiento. Lo que debería hacerse es tantísimo más que lo presente.